Durante el curso 2018-19 la Fundación Mary Ward junto con el profesorado y alumnado de los colegios BVM hemos trabajado sobre la Seguridad Alimentaria, un derecho básico de todas las personas del cual depende que puedan desplegar y potenciar tanto sus facultades físicas como mentales.

Seguridad alimentaria entendida, tal y como la define la FAO, como una situación en la que “todas las personas tienen en todo momento acceso físico, social y económico a los alimentos suficientes, inocuos y nutritivos que satisfagan sus necesidades energéticas diarias y preferencias alimentarias para llevar una vida sana y activa”.

A lo largo de este curso, y a través de diferentes actividades y sesiones formativas, nos hemos acercado a las causas profundas que hacen que cerca de 800 millones de personas no tengan acceso a alimentos suficientes. Además, hemos visto y evaluado las consecuencias que esto tiene para las personas y las familias, especialmente cuando la desnutrición se sufre en los primeros 100 días de vida.

Así, en los colegios BVM se ha ido trabajando la seguridad alimentaria y la malnutrición de manera diferente, lo que nos ha brindado la oportunidad de conocer diversas formas de abarcar un mismo problema y profundizar en sus causas y sus consecuencias de maneras muy diferentes.

En los colegios de Sevilla las profesoras que estuvieron de voluntarias en la India hicieron una presentación de los Lodha en Castilleja. De esta manera, acercaron aún más la realidad de esta comunidad marginada y tan dependiente del programa de alimentación para subsistir, y hablaron del Lodha Child Education Centre, un centro en el que no sólo se ofrece enseñanza formal, sino que también se trabaja por aumentar la autoestima y confianza de las niñas y niños para su futuro.

También Orla Treacy, directora del Loreto School Rumbek fue a visitiar los tres colegios BVM de Sevilla donde dió charlas de sensibilización sobre el alumnado del centro de Rumbek, la importancia de la ayuda y de la concienciación sobre un mundo global. Además hicieron una peregrinación al final de la semana de Mary Ward, celebraron numerosos cumpleaños solidarios y durante la semana de Hambre Cero trabajaron a fondo los materiales que les fuimos enviando.

En el colegio de Cullera, entre otras actividades, los alumnos y alumnas de 4º de la ESO tuvieron la suerte de contar con la presencia de Benjamín Sprunger, el director de proyectos de Sudán del Sur. La charla tuvo una buenísima aceptación por parte del alumnado, el cual sorprendió con unas preguntas muy inteligentes, que denotó lo bien que habían trabajado la campaña durante el curso.

En el colegio de El Soto celebraron el II Torneo Solidario de Volley Mixto contra el Hambre para el alumnado de ESO y bachillerato; los alumnos y alumnas hicieron el bocata solidario renunciando así a la comida caliente de ese día y diciendo NO a la desigualdad. Además, en primaria se ha trabajado la Agenda ¿Qué comemos hoy?, mediante la cual debían ir rellenando los alimentos que ingerían a lo largo del día e imaginar qué supondría ser una niña o niño de Primaria en Rumbek. De esta manera se han concienciado de todo lo que pueden hacer para reducir el hambre en el mundo, empezando por el desperdicio de alimentos. También las alumnas que forman parte del Recreo Solidario fueron clase por clase contando el proyecto al resto del alumnado, contagiándoles con la felicidad que produce donar voluntariamente algo muy valioso, nuestro tiempo.

En Leioa han realizado numerosas actividades a lo largo del curso, entre las que destacamos su ya tradicional Domingo en Familia, durante el cual recaudaron fondos para el proyecto solidario de Jicamarca. También trabajaron a fondo sobre la comunidad Lodha ideando numerosas actividades para recaudar fondos para los criaderos de pollos y patos. Así, durante los sports, una marea de pollitos amarillos invadió el colegio para concienciar a todos y todas los asistentes de colaborar para brindar un futuro mejor a esta comunidad tan marginada.