En Sudán del Sur convergen todas las amenazas posibles para la seguridad alimentaria. Tras la guerra en 2011 que acabó con la declaración de independencia del país, se han declarado oficialmente varias hambrunas, siendo las zonas rurales las más afectadas, a pesar de que, en teoría, disponen de tierras para cultivar. Pero las malas condiciones climatológicas y la falta de recursos hacen que la población dependa de la ayuda internacional.

A pesar de que la educación de las niñas es el objetivo principal del Colegio de Rumbek, está comprobado que si no va acompañada de una buena alimentación su capacidad para aprender en la escuela no será posible. Los niños y niñas desnutridos se muestran más apáticos, pierden el apetito y también las ganas de jugar. En definitiva, esa malnutrición tendrá consecuencias irreversibles para el resto de sus vidas.

En la actualidad, la crisis alimentaria está afectando a toda la comunidad de Maker Kuei, donde se encuentra el Loreto School Rumbek. Por eso, desde el centro se trabaja no sólo con el alumnado sino también con mujeres y jóvenes de toda la comunidad, especialmente durante la temporada seca, que dura unos 6 meses, y que es extraordinariamente complicada para las familias que se encuentran al borde de la inseguridad alimentaria. Por ello es clave disponer de lugares en los que encontrar agua cuando terminan las lluvias y que la población tenga los conocimientos suficientes para cultivar la tierra en condiciones difíciles.

En Primaria, el centro ofrece una comida diaria a todas las alumnas y alumnos, lo que ha permitido incrementar la tasa de asistencia, la participación en clase y la retención general del alumnado en el colegio. En la etapa de Secundaria, que se ofrece en régimen de internado, el centro ofrece tres comidas al día, lo que asegura que las niñas permanezcan en el colegio.

Con tan solo 12 euros al mes podemos adquirir 10 kg de cereal con el que alimentar a toda una familia. De esta manera, las familias de nuestros alumnos y alumnas del Loreto School Rumbek podrán cubrir sus necesidades alimentarias y dejarán de preocuparse por la supervivencia de sus hijos e hijas.

Desde la Fundación queremos que seas parte de este compromiso: la tranquilidad de las madres de la región de Rumbek. Entra en nuestra página web y conocerás de primera mano algunas historias de éxito que nos han llegado de personas que se benefician de este programa de alimentación.