En Kenia trabajamos apoyando dos tipos de proyectos: becas para garantizar el acceso a la educación de las niñas y programas de  empoderamiento de jóvenes y mujeres con especial atención a la lucha contra la Mutilación Genital Femenina.

Dónde estamos en Kenia

Mathare 

En Nairobi, la capital, estamos en el slum de Kibera, conocido por ser el asentamiento informal más grande del mundo. Allí viven cerca de un millón de personas en condiciones realmente complicadas: sin casas propiamente dichas -la mayoría son pequeñas chabolas de madera, cartón o chapa-, con calles sin asfaltar y sin los mínimos servicios básicos (saneamiento, canalización…), la situación de las niñas es especialmente difícil.

En las zonas rurales trabajamos contra la Mutilación Genital Femenina, a través del proyecto STOP FGM, liderado por Ephigenia Gachiri, ibvm, y su equipo, que recorren las aldeas organizando seminarios y sensibilizando a la población para erradicar esta práctica.

Proyectos que apoyamos en Kenia

Apoyamos a niñas que proceden de asentamientos informales y zonas suburbanas y que viven en condiciones de extrema precariedad, lo que les imposibilita pagar las cuotas de escolarización. Con nuestro apoyo, aseguramos su permanencia en el sistema educativo y contribuimos a romper el ciclo de la pobreza, que siempre lleva asociada la falta de educación.

Este proyecto permitió proporcionar un entorno seguro y garantizar el derecho a la educación a 100 chicas procedentes de los suburbios de Nairobi mediante la construcción de un albergue en el colegio BVM Sta. Teresa. Estas chicas proceden de familias desestructuradas, con alto índice de infección por VIH y problemáticas asociadas (alcoholismo paterno, violencia de género…). Muchas de ellas son víctimas de abusos sexuales en el trayecto que separa el asentamiento de la escuela.

El Colegio Sta. Teresa lleva años viendo la necesidad de salvaguardar a las chicas de los peligros de violaciones, secuestros, embarazos prematuros y la exposición al VIH a la que están sometidas. Esto sólo puede hacerse facilitando a las alumnas un hogar que les proporcione seguridad y cubra sus necesidades básicas, ya que muchas ni siquiera tienen asegurada una comida en su “casa”. A veces están demasiado hambrientas para caminar hacia o desde el colegio, y como en muchas familias comen por turnos, si no es el turno de la chica para comer, esa noche duerme con hambre. De hecho es frecuente que se desmayen en el colegio por hambre, lo cual interfiere obviamente en su rendimiento académico.

Muchas chicas caminan largas distancias para ir al colegio atravesando una zona muy peligrosa donde están expuestas a violaciones y secuestros. Algunas han sido víctimas de abusos físicos y sexuales en su camino hacia o desde el colegio. El otro factor que dificulta el mantenimiento en los estudios de las alumnas de Sta. Teresa es el alto índice de alcoholismo de sus padres, que no pagan las cuotas del colegio ni sus necesidades básicas, sin mencionar la violencia de género que se acrecienta aún más en este contexto.

Con la construcción de la residencia conseguiremos que 100 chicas…

  • Mejoren su rendimiento ya que tendrán un entorno favorable para estudiar.
  • Tengan una comida asegurada al día.
  • Estén a salvo de agresiones sexuales, embarazos prematuros, contagio de enfermedades de transmisión sexual y VIH.
  • Reduzcan el riesgo de abandono escolar debido a embarazos y otras razones.

La Mutilación Genital Femenina (MGF) consiste en la mutilación total o parcial del clítoris a los labios vaginales a niñas y mujeres antes de su llegada a la pubertad. Además de ser una clara violación de los Derechos Humanos de las niñas, esta práctica tiene consecuencias sanitarias devastadoras para la mujer y su salud: son muchas las niñas que mueren durante la ablación, pero además provoca menstruaciones dolorosas, infecciones y problemas en sus relaciones sexuales.

Ephiginia Garichi, ibvm, y su equipo llevan dos décadas trabajando contral la MGF, y desde Fundación Mary Ward apoyamos su trabajo a través de la financiación de los seminarios y actividades que llevan a cabo por las zonas rurales de Kenia y Tanzania. Se trata de encuentros con niñas, madres, profesorado, líderes civiles, miembros de la Iglesia y líderes de la comunidad. El objetivo es sensibilizar a todos los actores importantes para que se posicionene en contra de la mutilación genital femenina, sin miedo a maldiciones, mitos y tabúes.

En marzo de 2014, y tras muchas dificultades, comenzó la construcción del Centro de Acogida y Rehabilitación a víctimas de la Mutilación Genital Femenina, en la región central de Kenia (Isinya, Kajado North District) con el apoyo de Fundación Mary Ward. Este centro no sólo servirá para ofrecer cobijo a niñas y mujeres que han sugrido la MGF, sino también como lugar de referencia para la formación y sensibilización contra esta práctica.
Así, el centro constará de dos grandes partes: una en la que se podrán alojar hasta 96 participantes y 4 facilitadoras y otra en la que se realizarán actividades de formación para formadores, activistas y especialistas de salud física y psicológica.
El objetivo es que se trate de un centro autosostenible. Para ello, desde Fundación Mary Ward hemos apoyado la instalación de un sistema de energía solar que alimente al centro así como a la granja y el huerto que servirán para abastecer a las beneficiarias del proyecto.

La Aldea de Nyumbani, que comenzó a construirse en 2004, es una comunidad autosostenible y autogestionada para los y las huérfanas y ancianas que se han quedado atrás por la “pérdida generacional” de la pandemia del VIH.

A través de hogares e instituciones de la comunidad, la Aldea emplea la energía de los jóvenes y la madurez de las personas mayores para crear una nueva mezcla de familias que acojan en su seno la esperanza y nuevas oportunidades. El objetivo es proporcionar servicios a todos los afectados por el VIH, para que así puedan estar a salvo y tener vidas productivas y saludables.
La Aldea provee de una unidad familiar a niños y niñas huérfanos bajo la supervisión de personas adultas, que en este caso son ancianas, y se asegura de que reciban cariño, sustento, cuidados sanitarios y educación para alcanzar su desarrollo físico y emocional.

Con el objetivo de mejorar y ampliar la cobertura y el acceso al agua potable y al saneamiento básico de los/las habitantes de Nyumbani Village hemos financiado la construcción de un sistema de recogida de agua de lluvia a través de unos canalones instalados en los tejados de las casas que se almacena en unos tanques de 10.000 litros de capacidad. Inicialmente se pretendía colocar cada tanque en una casa para abastecer a 11 personas (10 niños y niñas y 1 abuela) por tanque. Sin embargo, finalmente se decidió colocar 13 de ellos en lugares clave de la aldea como la escuela, el hospital y el centro de encuentro.

Noticias

¿Te unes?

No podríamos seguir avanzando ni contar estas historias sin ayuda de personas como tú, que creen y crean cada día un mundo más justo y solidario.

¡Trabajemos juntos! Involúcrate...

  • Trabajando como voluntario o voluntaria tanto en nuestra sede, ayudándonos a organizar eventos para recaudar fondos, o sobre el terreno, en los proyectos que apoyamos en Perú, Marruecos o India. Infórmate.
  • Apoyando económicamente nuestro trabajo, bien con una donación puntual, o mensualmente.
  • Donando productos o servicios.
  • ¿Tienes una idea en la que crees que podemos colaborar? Cuéntanosla